Trabajo en equipo I

Hace una semana pude vivir la experiencia directa de lo que significa el trabajo en equipo durante unos campamentos en la sierra de la Alfaguara en Alfacar, Granada. Este tipo de trabajo es muy demandado por las empresas hoy en día. Muchos ponemos en autocandidaturas la habilidad de trabajo en equipo, pero pocos sabemos hacerlo ya que entran en juego ciertas habilidades y características que hay que mejorar. Y si nos paramos a pensar es una habilidad en la que no se nos prepara, pero que nuestra vida diaria existe en multitud de relaciones con familiares, amigos/as y compañeros/as. El inconveniente es que somos distintos, y tenemos maneras de pensar diferentes que dificultaran el proceso. Sin embargo, cuando un equipo funciona es porque se consigue un equilibrio, la sinergia que se crea hace que fluya el trabajo y los objetivos se consigan.

Históricamente el estudio de las relaciones en el trabajo surgió  a finales del siglo XIX con una concepción hedonista, por la cual se trabaja obteniendo el máximo placer al mínimo esfuerzo. Según autores clásicos como Fayol,  las personas trabajan por un motivo económico, el salario. El esfuerzo y la responsabilidad quedan en un segundo plano. Al ser pasivos  y carecer de interés necesitan que los dirijan y controlen su comportamiento.

Ya en el año 1925 Hawthore incluye una nueva corriente que perdurara y mejorara con el paso de los años, en la cual el salario no es la única motivación que existe sino otras de tipo más social. Las personas necesitan recompensas sociales y simbólicas. De ahí surgió una psicología social de las organizaciones donde la motivación y el liderazgo son la base de sus estudios.

Para que el trabajo en equipo funcione deben de existir unas características:

  • Integrar las funciones y actividades desarrolladas por las distintas personas
  • Compartir las responsabilidades por sus miembros
  • Coordinar las actividades
  • Planificar los programas  con tiempo y que apunten a un objetivo común
  • Existencia de un liderazgo efectivo
  • Promover canales de comunicación formales e informales. Retroalimentación.
  • Creación de un ambiente armónico.

Para ello cada uno de los trabajadores debe tener un rol y las siguientes características:

  • Llevarse bien con el resto de integrantes del equipo
  • Ser leales consigo mismos y los demás
  • Tener espíritu de autocritica y crítica constructiva
  • Ser responsables
  • Ser optimistas, con iniciativa y tenacidad
  • Ser algo perfeccionistas para la superación de los objetivos.

Como se puede observar son muchas las características que harán que un equipo funcione, sin embargo en el próximo articulo describiremos por que fallan los equipos y daremos algunas recomendaciones a tener en cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *